• Su objetivo es dar una nueva vida a los residuos hortofrutícolas en forma de envases y superalimentos.

Neol Bio, junto a otras empresas nacionales del sector y centros tecnológicos, ha puesto en marcha el proyecto BIOVEGE. A través del programa Inneterconecta, apoyado por el Ministerio de Economía y Competitividad y subvencionado por el CDTI.  El proyecto tiene como principal objetivo el desarrollo de bioplásticos de alto consumo e ingredientes bioactivos de alto valor añadido para a industria Andaluza, Gallega y Europea a partir de subproductos hortofrutícolas generados en el campo andaluz.

Neol está desarrollando desde hace siete años MicroBiOil®, una plataforma tecnológica para la producción de aceites microbianos y sus derivados a partir de fuentes de carbono de  bajo coste, renovables y medioambientalmente sostenibles. En el proyecto, el objetivo global de Neol es el desarrollo de un proceso para la producción de alcoholes grasos a partir de azúcares fermentables.

Anualmente, en Andalucía se producen 500.000 toneladas de subproductos hortícolas que no tienen demanda en forma de compost, biogás, ni piensos, de forma que su destino es mayoritariamente el vertedero. Para dar una segunda vída a estos desechos en forma de productos de alto valor añadido, dicho proyecto aportaría una vía de valorización en la hidrolización de residuos para obtener alcoholes grasos a partir de sus azúcares, permitiendo mejorar los bioplásticos existentes para su utilización como envases de los propios productos hortofrutícolas.

BIOVEGE permitirá obtener alcoholes grasos a partir de azúcares que contienen los residuos de alimentos como melón, sandía, pepino, pimento, calabacín, etc. Con ello se espera obtener nuevos grados de biopoliésteres plastificados que permitan elaborar mallas y films para envases retráctiles destinados a la conservación y envasado de los propios productos hortofrutícolas, en línea con las políticas de economía circular de la Unión Europea.

logo cdti
33332_17101710201110155